Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) se caracteriza por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes que producen inquietud, temor o preocupación, y conductas repetitivas (compulsiones) que de forma ritual pretenden unas veces producir, otras evitar, un acontecimiento o situación para así reducir la ansiedad asociada a tales pensamientos.
A veces, las obsesiones pueden llevarnos a comportamientos en los que perdemos un tiempo valioso o causarnos un marcado estrés e incluso un deterioro significativo.
Se da tanto en hombres como mujeres (2,5 % de la población) y también en niños y adolescentes (1-2%). En los adultos, en algún momento durante el curso del trastorno, la persona se da cuenta de que tiene un problema (así como su entorno social y familiar) y reconoce que las obsesiones o compulsiones son excesivas o irracionales.
Los pacientes obsesivos tienden a padecer depresiones más graves que el resto.
Hombre joven obsesivo

Obsesiones


Pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes, intrusivos e inapropiados, producto de la propia mente, que causan ansiedad y malestar. No son simplemente preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida cotidiana.

Compulsiones


Conductas repetitivas (lavado, orden, comprobaciones…) o acciones mentales (rezar, contar, repetir palabras en silencio…) que la persona se siente impulsada a realizar en respuesta de una obsesión, en un intento de contrarrestar el malestar que ésta le provoca o una situación temida. Son irracionales o excesivas.

La terapia del Trastorno Obsesivo Compulsivo por parte de un psicólogo capacitado para tratar este tipo de trastornos en muy exitosa. Pide cita en el 617445652.